lunes, 13 de marzo de 2006

Zumbido

Un frío viento se empeña en robar al sol el poco calor que intenta regalarme. El insistente zumbido de un fluorescente quiere recordarme el tedio que me embarga. Una banda me ciega, me impode ver con claridad como el mundo ahí fuera sigue su curso. Un puño me comprime el corazón.

Hay veces que sin saber por qué razón, sin tener ningún motivo aparente, me asalta la angustia. La angustia leve y triste que se aleja en cuanto dejas de pensar en ella. La angustia horrible que atenaza sin motivo.

Supongo que se debe a que uno es humano. A que uno es imperfecto. A que uno deberá luchar siempre con cuestiones inexplicables, con recovecos de la consciencia, con fallos del intelecto.

O quizá no sea eso.

Quizá simplemente te echo de menos.

2 comentarios:

Alejandro ASEMATICO dijo...

Hola Juniorhermano!!

me ha encantado tio, nunca he sentido tan bien definida la sensación de angustia!
Pero lo mejor es el final, es precioso!!!
¿Lo has escrito tu?

Bueno un abrazo tio!!
Da saludos a todos esos canarios!! Os hecho de menos!!
PaZ y AmOr

Rafael de León dijo...

Me alegra sobremanera verte por aquí. Aunque tengo el blog terriblemente abandonado a su suerte.

Sí que lo escribí yo, y me llena de orgullo y satisfacción (XDDDDDDDDDDDD) que te haya gustado.

Saludos hermanados,

Rafa

Búsqueda en Google

Google