viernes, 5 de mayo de 2006

La vida sin tu ausencia

Se me olvidó decirte que hace unas noches ocupaste mis sueños. Que entraste sin avisar, de forma atronadora. Que los días que pasaron se me hacen extraños. Que tu recuerdo se hace más real que tu presencia. Que tu imagen eterna permanece en mis pupilas. Que tu risa añeja enraizó en mis sueños.

Se me olvidó decirte.

Se me olvidó contarte que son pocas las cosas que nos pasaron. Que nos unió más un sueño que una idea. Que cada día que pasa me apena no verte cerca. Que el tiempo juntos fue tan breve que no supe ver lo que tenía delante. Que las palabras pronunciadas tienen sabor a escaso. Que las miradas cruzadas quizás no lo fueron tanto. Que el verbo y la palabra nos unieron más que los momentos compartidos.

Se me olvidó contarte.

Se me olvidó rogarte que salgas de mis sueños. Que dejes de ocupar cada momento. Que vale más tu ausencia. Que necesito aire. Que no tengo las ideas claras. Que todo era igual antes de conocerte.

Se me olvidó mentirte.

3 comentarios:

Crisis dijo...

Se me olvidó soñarte
y sigues en mi vida
sin pasar por la puerta
que te convierta en pasado

Se me olvidó abrazarte
se me olvidó el adios
el hasta luego
el nos veremos
se me olvidó despsedir tu recuerdo
al otro lado del día
al otro lado del puente
al oro lado...

Se me olvido olvidarte
y ahora siento tu ausencia
¿cómo un momento tan escaso
puede crear pena eterna?

...

Me encantó tu texto :)) genial... y me encanta que saques tiempo para escribir...
Lo del bocata de costillas no lo entiendo... las costillas tienen hueso, hacer un bocata de costillas debe ser fácil, lo difícil será comerlo ¿no?... no sé no sé...

besos de jueves con sabor a fin de semana tomando el sol.../***

Rafael de León dijo...

Gracias. Más que sacar tiempo para escribir, el escribir me saca tiempo a veces :P

Lo de las costillas es tiene una explicación más simple. Justo debajo de mi casa hacen uno de los bocadillos más buenos que he probado nunca (de hecho, es relativamente famoso, al menos por mi zona), hecho de costillas al horno, por supuesto sin hueso (aunque sí que te puedes encontrar algún cartílago).

Te veo solariega (suena raro, parece que te vea como una casa antigua, así que mejor diré que te veo veraniega), aquí los días están siendo extrañamente lluviosos, incluso tendiendo a fríos.

Saludos...

kote dijo...

porqué es tan bonito como escribes...

Búsqueda en Google

Google