miércoles, 14 de septiembre de 2005

Violencia doméstica

Me gustaría ser capaz de escribir un larguísimo post analizando las causas, las estadísticas, la historia y demás datos científicos acerca de la violencia doméstica. Me gustaría incluso ser capaz de analizar las consecuencias de la nueva ley, de la apertura de juzgados específicos, de la implantación de sistemas de seguimiento, del efecto producido por los últimos anuncios. Me conformaría incluso siendo capaz de emitir una opinión razonada, meditada, basada en motivos que pudiéramos discutir.


Pero lo cierto es que no soy capaz de hacer nada de eso, simplemente porque no lo entiendo. Porque creo que nunca lo entenderé. La violencia contra las mujeres, contra los niños, contra los mayores (la violencia contra los débiles en definitiva) no entra en mis esquemas mentales. No soy capaz de encontrar excusa o justificación, ni siquiera entiendo motivos históricos o religiosos.


Haro Tecglen habla de ello.

6 comentarios:

Domingo E. dijo...

Buenas Rafa,

Con respecto a cualquier tipo de "Violencia", no es logica en ninguna de sus sentidos, y es que en una epoca como en la que vivimos se debería tratar de solucionar muchas cosas que nos han dejado por culpa de guerras absurdas. Y tratar de ir todos juntos hacia un conocimiento mayor. En fin, es duro ver o oir todas las noticias malas que pasan por el mundo, a donde vamos a parar.

Un saludo

Rafael de León dijo...

Me gusta pensar que lo que nos diferencia de los animales es la capacidad de controlarnos, de analizar lo que hacemos, las razones... de razonar, en definitiva. La violencia es muy difícil de encuadrar en un comportamiento humano normal.

samuelrj dijo...

Aun no me imagino cuanta gente " cobarde" es capaz de levantar la mano a una mujer, niño o anciano; son cosas que te dejan un mal trago cuando lo escuchas o lo lees .

Espero que con el tiempo estas situaciones sean ya cosas del pasado y no se vuelvan a repetir.

Interesante tema de refexion rafa y gracias por tu comentario en mi blog.

Saludos!!

Crisis dijo...

Bueno, también hay hombres maltratados y lo pasan tan mal como los niños, las mujeres o los ancianos... aunque supongo que denunciar esto es destrozar el ego masculino del hombre en cuestión... No sé, la nueva ley será beneficiosa para erradicar de la mejor manera posible la violencia de género... Esperemos que a esa gente les paren pronto los pies...
***

Meg dijo...

Pues aunque estoy en contra de toda violencia ejercida contra el débil, quiero resaltar un par de cosas:
1. Un cachete a tiempo a un niño, no viene mal. Mis buenos guantazos me llevé alguna vez por alguna trastada y no soy violenta. A pesar de lo que digan los psicólogos, yo los castigos me los comía con patatas y me reía de ellos, del guantazo de mi madre, no.
2. La nueva Ley de Violencia Doméstica es discriminatoria y contraria al artº 14 de la Constitución Española. Y lo digo con todo el conocimiento del mundo, que para eso me dedico a la Abogacía y ya la he aplicado en dos juicios. Que una mujer pegue a un hombre está mucho menos penado que a la inversa, aunque te veas a verdaderas luchadoras de sumo que le sueltan que no veas al marido.
Esta bien que se penalice la violencia dentro del ámbito familiar, pero toda ella y no hay que hacer ningún tipo de discriminación positiva hacia la mujer por el mero hecho de serlo. No os podéis imaginar la de denuncias sospechosamente falsas realizadas por mujeres contra sus maridos y que se encuentran en proceso de separación o divorcio, con el ánimo de hacer daño.

Rafael de León dijo...

Es una cuestión complicada. No parece justo penalizar más al varón que a la mujer, porque el que halla un solo caso que sea al revés del tópico echaría por tierra toda la ley, pero lo cierto es que hay muchos otros casos que funcionan con sistemas parecidos. Al final (Meg lo explicaría de una forma mucho más correcta que yo) las leyes son generalizaciones que intentamos aplicar a gente concreta, con lo que no pueden ser totalmente justas nunca (aunque se intenta, espero).

Búsqueda en Google

Google